La importancia de un buen respaldo

Hace algunos años, en la tienda de conveniencia ubicada en una de las estaciones de servicio pertenecientes al corporativo en donde laboro, instalé el famoso Sistema de Punto de Venta Aspel Caja, que dicho sea de paso es sumamente robusto y útil, pero a la vez complicado de entender y configurar para quien tiene poca o nula experiencia con software de este tipo.

Cabe mencionar que la PC en donde se llevó a cabo la instalación ya tenía algún tiempo en servicio, pero con su debido mantenimiento y puesta a punto aquél viejo pero fiable equipo con Windows XP SP3 corría como la seda, y tras eliminar el arcaico software de control de ventas utilizado anteriormente (ni siquiera el nombre recuerdo), procedí a romperme la cabeza complicarme la vida con la instalación del famoso Sistema Aspel Caja que, insisto, es muy bueno pero honestamente creo que ni sus desarrolladores entienden bien qué rayos es lo que hicieron.

Todo eso fue en el 2014, hace 3 años, pagando una licencia permanente que me pareció realmente cara (poco más de $6,000.00 pesos mexicanos, unos $500 USD al tipo de cambio de aquél entonces). Ése, amigos, es uno de los costos de la ignoracia… pues ya existían en ese tiempo otras soluciones muy versátiles y con precios más accesibles, como por ejemplo el sistema de punto de venta Eleventa, que si mal no recuerdo tiene un costo de licencia de apenas $800.00 pesos mexicanos con un año completo de soporte técnico incluído, además de una sencillez y facilidad de uso que realmente hace ver al Aspel Caja como una ridiculez con tantas opciones que -a fuerza- te venden y el 85% de los usuarios no necesita.

Me he desviado algo del punto original, y no, no le tengo mala voluntad a Aspel, repito sus sitemas son muy robustos y fiables… pero la manera en que gestionan sus licencias y las bases de datos con la información crítica de sus sistemas deja mucho que desear. Sucede pues que el otrora estable equipo con Windows XP decidió que ya era hora de jubilarse, pasando a joder el sector de arranque del disco duro entre otras cosas… no los voy a aburrir con tantas descripciones, pasé 3 días tratando de recuperar la base de datos Firebird de Aspel Caja y si bien lo logré, hacerla funcionar en otra instalación limpia del sistema fue algo imposible, por más que pasé muchas horas editando manualmente archivos de configuración con rutas a carpetas de datos y enlaces simbólicos (bueno, así se llaman en Linux, las mentes brillantes de Aspel solo los nombraron como “Alias”).

A final de cuentas terminé rendido y teniendo que hacer lo que menos quería… instalar el sistema de nuevo DESDE CERO y tener que auyudar a los empleados de la tienda a dar de alta a todos los productos con su respectivo inventario. ¿Chido, no? Por eso el título de este post… Nunca se olviden de hacer respaldos. Si por mi mente vaga hubiese pasado la idea de que tarde o temprano ese funesto equipo de cómputo tendría que fallar, por lo menos hubiese hecho un respaldo semanal desde el mismo sistema Aspel Caja, que en teoría te permite migrar tus datos a otra instalación sin pasar por las frustraciones a las que me vi sometido.

Muchos estarán pensando ¿y este idiota, si tanto odia a Aspel, porqué no aprovechó la oportunidad de cambiar de sistema y usar, por ejemplo, Eleventa? Elemental mi querido Watson… la licencia vitalicia que se le pagó a Aspel desde el 2014 sumada a que esa tienda va en franco deterioro y es cuestión de unos cuantos meses más para que la cierren y terminen rentando el local a una de esas grandes cadenas de tiendas de conveniencia cof cof Extra cof cof…

Así pues mis queridos amigos, aunque su equipo sea el más chingón de su ciudad con su super procesador Intel Core i7 de la última generación que salió ayer, con 256 GB de RAM y un disco duro SSD de 1000000 Terabytes y enfriamiento líquido… la enseñanza es la de siempre, la misma que nos decían a los que alcanzamos a usar los fabulosos diskettes de 1.44 MB: Hagan respaldos periódicos.

1 thought on “La importancia de un buen respaldo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *